Acusan a España de discriminar a una universidad israelí de Cisjordania”  por agencia Efe-Nueva York. El Mundo. 22 de octubre

La organización judía Liga Antidifamación (ADL) acusó hoy en Nueva York al Gobierno de España de impedir a científicos de una universidad israelí situada en la Cisjordania ocupada participar en un concurso internacional de arquitectura sostenible que se celebra en Madrid.

ADL blasts Spain for excluding Ariel U. from competition” por Haviv Rettig Gur. The Jerusalem Post. 23 de octubre

One of the largest American Jewish advocacy organization blasted as unfair and unjustified the Spanish government’s decision to exclude Israel’s Ariel University Center of Samaria from the Solar Decathlon Europe.

España boicotea la universidad israelí en Cisjordania” por Sal Emergui. El Mundo. 22 de septiembre

España ha expulsado a la Universidad de Ariel (situada en Cisjordania) de la prestigiosa competición Solar Decathlon Europe 2010, prevista el próximo mes de junio en Madrid. Tras dos años de trabajo y haber llegado a la final, los alumnos de Arquitectura del centro universitario israelí recibieron con asombro la decisión del organismo que dirige este evento, patrocinado por el ministerio español de Vivienda. “Justifican la expulsión afirmando que Ariel es una colonia situada en los territorios ocupados”, nos dicen desde el centro universitario. La organización les había dado una yuda de 100.000 euros en el marco de este importante concurso de arquitecctura.

Spain boycotts Ariel college for being on ‘occupied territory’ ” por Yaheli Moran Zelikovich. Ynetnews. 22 de septiembre

Spanish government, sponsor of Solar Decathlon, disqualifies architecture department of Ariel University Center of Samaria from finals. ‘10,000 students hurt by fight that is against international law’, claims college.

Spain bans Ariel U. from int’l contest” por Abe Selig. The Jerusalem Post. 22 de septiembre

Citing “European Union political guidelines” regarding “occupied territories” the Spanish Housing Ministry has disqualified a group of Israeli academics from competing in a Solar Decathlon held every two years, because they are from the Ariel University Center of Samaria, located over the Green Line.

Spain contest bans Israeli team affiliated with West Bank college” por Associated Press. Haaretz. 24 de septiembre

Spain said Thursday it has disqualified a group of Israeli academics from a solar power design competition because their university is in the West Bank, the latest in a series of low-level European sanctions against Israel over its settlement policy.


La medida supone la primera aplicación de sanciones contra una institución académica israelí en Europa. El “Centro Universitario de Ariel en Samaria” ha sido expulsada de una competición universitaria a celebrar en Madrid en aplicación de la legislación internacional que declara la ilegalidad de las colonias tras una campaña de Boicot lanzada por organizaciones palestinas.

El Centro Universitario de Ariel en Samaria (nombre con el que los colonos judíos denominan a la Cisjordania ocupada por Israel) fue uno de los 21 equipos internacionales seleccionados en Abril de 2009 para participar en el Decatlón Solar Europeo de Madrid-2010, la competición de arquitectura sostenible más prestigiosa del mundo, organizada por el Ministerio de Vivienda y la Universidad Politécnica de Madrid.

Los equipos participantes, formados por arquitectos e ingenieros, han sido convocados a diseñar una casa alimentada exclusivamente a través de energía solar. Cada una de las 20 casas resultantes tiene una parcela que espera verlas convertidas en realidad en la futura “Villa Solar” que se proyecta a orillas del Río Manzanares en Madrid. Con el objetivo de facilitar el trabajo de los diversos equipos el Ministerio de Vivienda ha destinado una partida presupuestaria que otorga 100.000 a cada uno de los proyectos. El equipo israelí aún no ha confirmado si el dinero llegó a desembolsarse, total o parcialmente, ni quiere pronunciarse sobre su expulsión.

Fue precisamente el descubrimiento de que el Centro Universitario de una colonia israelí recibiría una subvención pública española lo que motivó que un grupo de organizaciones palestinas se pusiese en contacto con diversas organizaciones españolas así como con un grupo de profesores universitarios organizados informalmente para lanzar una campaña de protesta y Boicot con el objetivo de que el gobierno español revirtiese la decisión, tal y como finalmente ha sucedido.

La expulsión de la Universidad de Ariel del Decathlon Solar Europeo supone la primera victoria de la campaña Palestina por el Boicot, las Desinversiones y las Sanciones al Estado de Israel en su aspecto de Boicot académico. El movimiento palestino BDS, que hizo pública hace apenas una semana una carta dirigida a la Ministra de Vivienda, Beatriz Corredor y a Javier Antolín, rector de la Universidad Politécnica de Madrid, demandándoles que cancelasen la participación de la Universidad de Ariel en el Decatlón, tuvo también el apoyo de Izquierda Unida, que presentó una pregunta Parlamentaria al respecto en el Congreso de los Diputados.

El Gobierno español reaccionó inmediatamente ante la contradicción manifiesta que representaba no sólo invitar sino incluso subvencionar directamente a una institución de colonos, declarados “ilegales” por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (1) y calificadas como “crímenes de guerra” por su violación de la Cuarta Convención de Ginebra (2) o como obstáculo para la paz en numerosas declaraciones realizadas por la Unión Europea y el gobierno español (3). Fuentes fidedignas señalan que el Ministerio de Asuntos Exteriores se comunicó con el Ministerio de Vivienda para forzar la exclusión de la Universidad de Ariel de la competición.

La campaña Palestina de Boicot a Israel sigue la lógica y los aprendizajes extraídos de la campaña de Boicot contra la Sudáfrica del Apartheid que se desarrolló internacionalmente en los años 80 y 90. Los sucesos de la últimas semanas indican que podríamos estar comenzando a ser testigos de un proceso de sanciones políticas respecto a Israel similar al que se vivió entonces. En este caso, activistas israelíes identificaron una situación de violación de la ilegalidad internacional, le transmitieron la información al conjunto de lasorganizaciones palestinas y estas a su vez se coordinaron con organizaciones de la sociedad civil española para realizar actividades de presión, que, en este caso, han resultado exitosas y han presionado al gobierno español que finalmente ha sancionado a la institución israelí.

Sergio Vega, Director General del Decatlón Solar y profesor de arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid comunicó al resto de participantes el pasado miércoles 17 de septiembre el motivo por el cual la parcela destinada a la construcción del proyecto israelí se encontrará vacía: “La organización Solar Decathlon Europe lamenta comunicarte la no continuidad en la participación del equipo de la Ariel University Center en la competición. Este ceso no tiene que ver con el nivel de su trabajo ni de su proyecto. El equipo de Ariel siempre ha destacado por su profesionalidad y rigor en su participación. La decisión ha sido tomada por el gobierno de España y está basada en el hecho de que dicha Universidad se encuentra situada en Cisjordania. El Gobierno de España se ve obligado a respetar los acuerdos suscritos en los ámbitos de la Unión Europea y Naciones Unidas respecto a esta zona geográfica” (4).

La “Universidad de Ariel en Samaria” se encuentra situada en el asentamiento de Ariel, la segunda colonia más grande tras el bloque de Jerusalén de entre los cientos de colonias ilegales, con arreglo a derecho internacional, que Israel mantiene la Cisjordania ocupada. Se encuentra situada 22 kilómetros al este de la línea verde, frontera internacional adoptada por el armisticio de 1949 entre Israel y los países árabes y nunca reconocida por el régimen de Tel Aviv. La colonia se encuentra separada de las poblaciones palestinas de la región de Salfit por el Muro, de separación según Israel, y de Apartheid, según las organizaciones palestinas que demandaban la expulsión de la Universidad de la competición española. En la región de Salfit el Muro transcurre en su integridad por el interior del territorio palestino y anexiona “de facto” el 22% por ciento de la provincia Palestina (5).

No se trata de un hecho aislado.

La exclusión de el “Centro Universitario de Ariel en Samaria” de la competición española sucede el mismo día en que la TUC, Federación de Sindicatos del Reino Unido, que celebran su Congreso anual en Liverpool ha aprobado una moción en la que insta sus 6,5 millones de afiliados a boicotear el consumo de productos israelíes, especialmente aquellos producidos en los asentamientos de Cisjordania. También COSATU, la Federación de Sindicatos de Sudáfrica y la Federación de Sindicatos de Irlanda (ICTU) han aprobado a lo largo del pasado año, y en protesta por lo sucedido en Gaza mociones similares, instando a sus afiliados a boicotear productos israelíes.

Coincide en el tiempo con las protestas organizadas ante el Festival Internacional de Cine de Toronto que un grupo de personalidades encabezado por Ken Loach, Naomi Klein, Viggo Mortensen, Harry Belafonte, Jane Fonda, Danny Glover o Slavoj Zizek ha decidido boicotear por su denominado “Foco en Tel Aviv”. Los cientos de firmantes de la “Declaración de Toronto”  consideran que no es correcto utilizar actividades culturales internacionales para “lavarle la cara al régimen israelí” especialmente al hilo de lo sucedido en Gaza durante la operación “Plomo Fundido” que comienza a jugar el mismo papel catalizador respecto al Boicot a Israel que la matanza de Sharpeville en Soweto jugó en el caso sudafricano.

Sucede también apenas una semana después de que el gobierno noruego anunciase que retira los fondos invertidos en la empresa israelí Elbit systems debido a su participación en las obras de construcción del Muro. Según el gobierno noruego no se trata de un Boicot a Israel sino del cumplimiento de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia que indica que todos los países firmantes de su estatuto deben abstenerse de colaborar de ninguna manera con su construcción ni mantenimiento.

Tras la rueda de prensa de la Ministra noruega en Oslo anunciando que “desinvertía” de una empresa israelí en cumplimiento de la legalidad internacional, muchos han pensado que 16 años después de que se firmase el Acuerdo de Oslo que pretendía señalar el camino para la paz entre israelíes y palestinos y ha fracasado según todos los analistas, está teniendo lugar un cambio de paradigma en el enfoque internacional respecto a Israel. Quizás 2009 pase a la historia como el comienzo de un nuevo “Proceso de Oslo” que pasa por Toronto y Madrid y se denomina, al igual que en el caso sudafricano, “Boicot, Desinversiones y Sanciones”.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

(1) “Todas las medidas tomadas por Israel para cambiar el carácter físico, la composición demográfica, la estructura institucional o el status de los territorios palestinos y árabes ocupados en 1967 incluído Jerusalén no tienen validez y la política israelí de asentar partes de su población civil y nuevos inmigrantes en dichos territorios constituye un violación flagrante de la Cuarta Convención de Ginebra respecto a la protección de civiles en tiempo de guerra y constituye un serio obstáculo para la consecución de una paz justa y duradera en Oriente Medio” http://domino.un.org/UNISPAL.NSF/db942872b9eae454852560f6005a76fb/5aa254a1c8f8b1cb852560e50075d7d5

(2) Estatuto de Roma de la Convención de Ginebra. Art. 8 (2) (b) (VIII)-  y como fuente de Derecho Internacional Humanitario Art. 85(4) (a) citado por el Comité Internacional de la Cruz Roja: http://www.icrc.org

(3) Conclusiones sobre el proceso de paz de Oriente Medio adoptadas por el Consejo el 15 de Junio de 2009
(11046/09) http://www.europa-eu-un.org/articles/es/article_8923_es.htm

(4) Carta dirigida a los equipos participantes.

(5) http://www.ochaopt.org/documents/ocha_opt_barrier_report_july_2009_english_low_res.pdf. Pág. 40.

El pasado 16 de septiembre de 2009, todos los participantes recibieron una carta firmada por Sergio Vega Sánchez, Project Maneger del certamen Solar Decathlon, anunciando la retirada del “Centro Universitario de Ariel en Samaria” de la competición. Dicha decisión, escribe, fue tomada por el Gobierno de España debido al “hecho de que dicha universidad se encuentra situada en Cisjordania (West Bank)”, y que “el Gobierno de España se ve obligado a respetar los acuerdos suscritos en los ámbitos de la Unión Europea y Naciones Unidas respecto esta zona geográfica”.

AUCS exclusion

En la siguiente carta escrita por el Comité Nacional Palestino de la sociedad civil Palestina para el Boycott, las Desinversiones y las Sanciones (BDS), con el apoyo de Arquitectos y urbanistas por la Justicia en Palestina (APJP) dirigida a Beatriz Sorredor Sierra (Ministra de Vivienda del Gobierno de España) y a Javier Uceda Antolín (Rector de la Universidad Politécnica de Madrid) se pide la retirada del “Centro Universitario de Ariel en Samaria” del certamem Solar Decathlón 2010.

“De acuerdo con el Derecho internacional y con un espíritu de solidaridad internacional y consistencia moral, le pedimos a los organizadores de la competición sobre arquitectura sostenible del Decathlon solar de Madrid 2010 que cancelen la participación de la Universidad de Ariel. Les pedimos que reconozcan que “La casa que se estira” no se refiere al desarrollo sostenible de hogares sino a un modelo que viola activamente el derecho internacional. Sinceramente, esperamos que la Villa Solar de Madrid no incluya un modelo que promueve la ocupación y el Apartheid israelíes.”

CARTA RESPECTO AL ASENTAMIENTO DE ARIEL_Page_1

CARTA RESPECTO AL ASENTAMIENTO DE ARIEL_Page_2

CARTA RESPECTO AL ASENTAMIENTO DE ARIEL_Page_3

El pasado jueves 10 de septiembre Izquierda Unida presentó UNA PREGUNTA PARLAMENTARIA a la mesa del Congreso de los Diputados planteando lo siguiente, por lo cual el Gobierno está obligado a dar una respuesta por escrito.

¿Va a apoyar del Gobierno, o entidades públicas españolas, la política de ocupación israelí y de hechos consumados como sería el reconocimiento y participación de una entidad sionista, que forma parte de la ocupación y es un estandarte de ella, para exponer un trocito del colonialismo, cursando y manteniendo la invitación a la Universidad de Ariel para que haga su proyecto “la casa que se estira o tienda de Abraham” en la Villa Solar madrileña, en el Solar Decathlón?

¿Cuál es la política de invitaciones a entidades sionistas sitas en los Territorios Ocupados gracias al desplazamiento y expropiación de sus habitantes originarios?

Pregunta parlamentaria_Page_1

Pregunta parlamentaria_Page_2

Reportaje publicado en El País semanal el pasado domingo 13 de septiembre, escrito por Juan Miguel Muñoz.

No es un grupo compacto. Es una amalgama de medio millón de personas, de los 7,3 que habitan Israel. Difieren entre ellos en ideología, en su posición ante la violencia, en su apego a la tierra. Son un obstáculo a la fundación del Estado palestino que desea Obama.

Para acceder al reportaje completo, puedes usar este link.

Este blog se ha creado con la intención de organizar toda la información y documentos que se vayan generando en esta recién iniciada campaña contra la participación del College Ariel, ubicado dentro de la colonia israelí más grande de los territorios ocupados de Cisjordania, en la primera edición de la competición Solar Decathlon Europe, que se celebrará en Madrid en junio de 2010, bajo el patrocinio del Ministerio de Vivienda y la Universidad Politécnica de Madrid.

Mapa de la región, asentamiento de ARIELLas paradojas del Decathlón Solar y la colonia de Ariel como participante

En junio de 2010 tendrá lugar en España la competición de arquitectura sostenible más prestigiosa del mundo, el Solar Decathlón, bajo el patrocinio del Ministerio de Vivienda y la Universidad Politécnica de Madrid. 21 equipos de todo el mundo competirán por diseñar la casa “más sostenible” y construirán sus proyectos de vivienda ecológica en la “Villa Solar”, junto al río Manzanares de Madrid.

La paradoja llega cuando, sorprendentemente, entre los 21 equipos participantes que van a transmitir a la ciudadanía tan encomiables valores de ecología y sostenibilidad, nos encontramos con un equipo israelí. El problema, obviamente, no radica en su nacionalidad israelí, sino en la especificidad israelí que representan: el centro Universitario de Ariel, en Samaria, se encuentra en la colonia (asentamiento) de Ariel. Samaria es el modo en que los colonos israelíes denominan al territorio internacionalmente denominado Cisjordania y legalmente reconocido como parte de los “Territorios Palestinos Ocupados”.


El asentamiento de Ariel

Ariel es la colonia más grande que Israel ha construido en los Territorios Palestinos Ocupados, si no incluimos el llamado bloque de Jerusalén. En definitiva, estamos ante el intento de una Universidad de un asentamiento israelí en territorio palestino- tan ilegal como el resto de los aproximadamente 400 que se han erigido hasta hoy- de participar en una competición sobre arquitectura sostenible en nuestro país. Aún más, lo hace bajo el patrocinio y la organización de un Ministerio, el de Vivienda, y una Universidad, pública, como la Politécnica de Madrid.

El asentamiento de Ariel, junto a su zona industrial, denominada Barkan, está incrustado hasta 22 kilómetros en el interior de Cisjordania (en el centro mismo de la región palestina de Salfit). Para construirlo, Israel se anexionó el 10% de la tierra de Salfit. Junto al asentamiento existe un campo de maniobras militar que ocupa un 12% más de la región. El modelo de arquitectura sostenible que nos puede mostrar la Facultad de Arquitectura de Ariel suena, cuando menos, complejo y contradictorio ya que ocupa de manera ilegal el 22% del territorio palestino en el que se encuentran.
Lo que comúnmente se conoce como “la plataforma de Ariel”, en la que se ubica la Universidad de Ariel, es el ejemplo perfecto del significado real de lo que se denomina oficialmente “Muro de separación”. En la región de Salfit, y para proteger la colonia de Ariel, el Muro transcurre en el 100% de su recorrido dentro de tierra palestina, alejándose de la Línea Verde (línea de armisticio acordada en 1949 y que algún día debería servir como frontera entre Palestina e Israel). Y, no lo olvidemos, no se trata de unos metros o de matices discutibles, sino de 22 kilómetros de Muro. El caso de Ariel es uno de los más flagrantemente comprensibles a través de un pequeño mapa como el que se adjunta. (colonias y Muro en color azul)

La paradoja llega al extremo cuando observamos el proyecto con el que la Universidad de Ariel participará en la competición que organizan y patrocinan nuestro Ministerio de Vivienda y la Universidad Politécnica de Madrid. En el sentido más estricto, la Universidad construirá en la Villa Solar madrileña un trocito del colonialismo israelí del que forma parte. Su proyecto se llama “la casa que se estira o la tienda de Abraham”.  Es obvio que las colonias como Ariel han sido construidas “estirando” el derecho internacional y “estirando” el territorio del Estado de Israel. Es obvio también, que la “Tienda de Abraham” representa el modelo de construcción de colonias exclusivamente accesibles para inmigrantes judíos venidos de Argentina, Brooklyn o Nueva York mientras segregan a la población autóctona árabe.

Un enfoque ¿radical? respecto al asentamiento de Ariel.

La Convención de Ginebra establece que “la transferencia de partes de su propia población por parte de la potencia ocupante al territorio que ocupa” es un crimen de guerra. La resolución 465 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, aprobada siendo Presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, declara la ilegalidad de todos los asentamientos israelíes en territorio ocupado y convoca a todos los Estados a no facilitar ningún tipo de apoyo o asistencia a Israel para ser utilizado en conexión con los asentamientos en los territorios ocupados”.

El reciente Consejo Europeo celebrado en Bruselas el pasado 15 de junio se ha posicionado una vez más con claridad, en torno a la ilegalidad de los asentamientos israelíes y los ha declarado “un obstáculo para la paz”. Sin entrar en más detalles, nuestro Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, ha reiterado ya en suficientes ocasiones la coherencia de la postura española respecto a la legalidad internacional.

Es probable que no se comprenda a primera vista la vinculación entre colonialismo, derecho internacional y una competición sobre arquitectura sostenible que tendrá lugar en España. Pero la retorsión intelectual que las vincula no reviste demasiada complejidad. Alguien podría pensar que, invitando a participar, y apoyando económicamente proyectos que normalizan y revisten de legitimidad a instituciones que son abiertamente ilegales, y no sólo eso, sino que han sido declaradas sistemáticamente como un “obstáculo para la paz”, el Ministerio español de Vivienda y la Universidad Politécnica de Madrid, incurren en algún tipo de incoherencia y contradicción. Podría llevar a pensar que existe un doble rasero cuando se trata de incluir a Israel entre los Estados a los que se aplica el imperio de la ley.

Es probable que la cancelación de la participación de la Universidad de la colonia de Ariel en una actividad sobre arquitectura sostenible bajo patrocinio de instituciones públicas fuese coherente con una apuesta real por la paz en Oriente Próximo. Es probable que fuese también coherente con la defensa del derecho internacional. Cuando menos sería una muestra de respeto hacia el concepto de sostenibilidad que pretende transmitir el Solar Decathlón.

El asentamiento de Ariel no es sostenible. Representa y constituye una violación flagrante del derecho internacional. Y su facultad de arquitectura, por más casas solares, verdes y ecológicas que construya, no debería recabar respeto y apoyo internacionales. No debería beneficiarse de proyectos con financiación pública en ningún país de la Unión Europea. Se trata, tan sólo, del radicalismo de ceñirse al imperio de ley.